envía tu poema, foto y breve bio a luxlua@hotmail.com y/o tu narrativa (hasta mil palabras) a este mail: reinalagarta@gmail.com FOTOS EN JPG Y ESCRITOS EN VERSIÓN WORD ¡BIENVENIDO! - Seguinos en Twitter: @blogdepoetas

POETAS INOLVIDABLES en GOOGLE

POETAS INOLVIDABLES en GOOGLE
Sumate a la comunidad haciendo click en la imagen

jueves, 31 de octubre de 2013

MAR DAME TU AZUL por NINFA DUARTE


Silente inmensidad salobre
que invitas a la confidencia,
esta tarde divina de marzo,
dame la nitidez de tus aguas
para intentar palabras nuevas;
dame la fuerza de tus olas
para ensayar vuelos imposibles;
dame el aroma fresco de tus algas
para enfriar mi frente
ardida por mil pensares obtusos.

Dime de ocasos y gaviotas,
sus secretos himnos de libertad,
sus límpidos cielos abiertos
donde las ideas broten transparentes
sin dogmas ni apostasías;
donde mis sentires encuentren eco…
  mis amaneceres un canto a la vida;
y me vista de nuevo con sonrisas
para diluir en versos mis rocíos
sin deshojar la rosa
ni esconder tu nombre…

Silente inmensidad salobre,
dame el azul de tus aguas.


NINFA DUARTE

IDENTIDADES por ANTONIO CAMPOS


Nacimos agua y polvo, custodiados por piedras
Insuficientes en el dolor
Niños de viento, juguetes sin caducidad

Hemos aparcado cerca de la existencia
Y lejos de las estrellas, tratando al infinito
Como geografía del espíritu

Vanos en la ciencia creyéndola regalo divino
Y escala de una vida mejor
Signos interrumpidos en la estrategia del zodiaco

Engañados por las diferencias de género
Tomamos por asalto la inteligencia
Solo para anunciar la estatura de la ignorancia

Promulgados como mendrugos del cielo
Somos la dislexia más recurrente del destino
Y la identidad verdadera de la muerte

Los siete pecados capitales nos fueron dados
Como testimonio de nuestra podredumbre carnal
Ruidos necesarios, si la soledad pretende ser miedo
Del silencio

Libros sin conocimiento en la vida útil de la madures
Adjetivos apócrifos en la presunción de las virtudes
Adictos al amor como costumbre de felicidad

Ineficientes en la pena
Y tal vez hasta hijos predilectos de Dios
Acaso si en una oración le arrancamos
La mejor de sus sonrisas

Aquí seguimos
Sin que la vejez sea el arrepentimiento de la lozanía
Con el temor a la hora cero, y la alegría de haber sido
El caos perfecto en la gran fiesta de la vida.


ANTINIO CAMPOS VILLAGÓMEZ

miércoles, 30 de octubre de 2013

TORBELLINO por VICTORIA SERVIDIO





Torbellino
que sublevó
                    mis pájaros
tronar de cascada
         avizorando espuma

relámpago, trueno
             pregonero de lluvia
alarido salvaje
       en la fragua de mi selva

fundido en el desierto  
                  de tus caravanas

VICTORIA SERVIDIO

POEMAS DE CÉSAR VALLEJO


LOS HERALDOS NEGROS

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!
Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones
de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos,
como cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido se empoza,
como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

BORDAS DE HIELO

Vengo a verte pasar todos los días,
vaporcito encantado siempre lejos...
¡Tus ojos son dos rubios capitanes;
tu labio es un brevísimo pañuelo
rojo que ondea en un adiós de sangre!

Vengo a verte pasar; hasta que un día,
embriagada de tiempo y de crueldad,
vaporcito encantado siempre lejos,
¡la estrella de la tarde partirá!
Las jarcias; vientos que traicionan; vientos
¡de mujer que pasó!
Tus fríos capitanes darán orden;
¡y quien habrá partido seré yo...!

SAUCE

Lirismo de invierno, rumor de crespones,
cuando ya se acerca la pronta partida;
agoreras voces de tristes canciones
que en la tarde rezan una despedida.

Visión del entierro de mis ilusiones
en la propia tumba de mortal herida.
Caridad verónica de ignotas regiones,
donde a precio de éter se pierde la vida.

Cerca de la aurora partiré llorando;
y mientras mis años se vayan curvando,
curvará guadañas mi ruta veloz.

Y ante fríos óleos de luna muriente,
con timbres de aceros en tierra indolente,
cavarán los perros, aullando, ¡un adiós!

CÉSAR VALLEJO

LA DANZA DE LA LLUVIA por MARISA ARAGÓN WILLNER


















Tus manos en las noches mis demiurgos insistentes
como alas de mariposas imperceptibles
            ratones hambrientos
                primates saltarines
                            o duendes misteriosos


 Mis demiurgos insistentes
Van en caricia de norte a sur
de este a oeste
     de bosque a montaña
          de bahía en bahía
              de puerto en puerto


 Proa en el esquife sediento
ay qué barco en llamas
internándose en lo profundo
iluminando como luciérnagas
aceradas linternas, tus ojos
lazarillos de mis demiurgos insistentes,
tus manos

 que me llevan en sus carros alados
tirados por falanges
de musicales uñas…
a visitar tu mundo

                   al anhelo de la danza de la lluvia

                       entre el sol y la luna nuestros felices niños

                                 saltando sobre pavesas y aguas

en ráfagas del viento, mi equipaje de desnuda premura

     boca de bombones,  labios dulces de encendida cereza

       y tatuado en el pecho, un corazón con tu nombre

         y ya enterré mis dudas, si te ha quedado alguna

          antes que el fuego eterno fusione nuestras almas

           pregúntale el secreto al animal que custodia

                                            la lluvia de tus noches.

                   
 MARISA ARAGÓN WILLNER

UN MISMO BARRO por SEROMA


Me gustaría que supieras ser
trapecista de la luna menguante,
des abandono de una lágrima,
carrusel de viento y agua florida,
alas abiertas en ingrávido vuelo.
Pero nada de esto puedes lograr.
Después de todo, al bien mirarte,
con ese egoísmo de ser humano,
disculpo tus armonías perfectas,
tus arroyos de redondas piedras,
tu boca de obligatorios urbanos,
y con él, te invito a que regreses,
tan  plena de tus imperfecciones
para dejarme, incurables instantes
en los que deseo ese mágico soplo
en el que somos un mismo barro.

SEROMA

AMOR MÍO, TE AGRADEZCO...por MYRIAM JARA














Amor mío, te agradezco
Ser parte de tu vida,
Que seas parte mía,
Pensar un mundo, juntos.

Más si un día me dejaras
Con el corazón roto,
Sin lágrimas en los ojos
Aceptaré tu adiós.

Me quedaré con los recuerdos
De los tiempos felices.
No quiero morirme de pena
Ni verte llorar a ti

Pero no pienses en eso,
Vivamos el momento.
No me hagas caso mi amor.

Aún abrigo la ilusión
De la eterna dicha
Donde no falten emociones,
Ni besos tras las peleas.

Días blancos o días negros,
Siempre serán bellos.
Si el amor es verdadero
No faltarán matices.

Juntos les pondremos colores,
Con gotitas de caricias
Que acaben con la rutina
Para que renazca la ilusión.

¡Ay, con este amor bendito!
Amor eterno, infinito,
Amor que me colma la vida.

¡Ay, con este amor de los dos!

MYRIAM  JARA

ODA A LA MADRE AMÉRICA por RICARDO COPLAN

Bajo mis pies
sos de oro
de sal
de hierro

floto
    en tus aguas bautismales
nado
  por tu cintura de poniente
escalo
  tus abruptos senos de piedra

 y te abrazo
en tus caderas de sal

Sos el sol
la  luna
 el abrupto Aconcagua
y la mínima ameba
del Amazonas

en tus desiertos
me seco

 tu mirada
es mi sangre
mi vida

desciendo a tu centro
para encontrar
el fuego
de tu origen

y me sumerjo
en el líquido amniótico
de tu placenta
que es una concha marina
con ecos inmemoriales
infinitos
e insondables.

Y aquí estoy
con mis pies de barro
y mi camisa desabotonada

tratando de oler
la fragancia de tu cuerpo.


Sos mi madre
mi hembra
mi hija

y toda mujer
llamada America.

Sos mi  costilla
en medio del vendaval de verano
y la tormenta
con su ojo divino

la destrucción
lo insondable
y el misterio que se esconde
detrás de tu sonrisa.

Quizás con tus labios entreabiertos
y tu cristalina vozrelámpago
quieras nombrar el vacío
y así
danzar juntos
en sintonía de acompasados pasos
la danza del pobre yo
con su amada America.

RICARDO COPLAN

AURORA SOLITARIA por GRACIELA CASARTELLI




















Déjame cantar…Esta aurora solitaria.
Me habla de despojo, de cuerpo yerto y de un alma libre…
Esta aurora me habla que será imposible volver atrás.
Estaremos límpidos y podrás acompañarme a cada paso.
Si quieres, por supuesto…
Amor, desde antes que existiera el mundo.
Amor de camas ardientes y de cunas vacías.
De esperanzas expresadas en simples coqueteos de niña endulzada de adolescencia…
Amor que llegaste con el alba;
con tu cansada bicicleta, pedaleando tantos kilómetros,
simplemente para encontrarnos
y en un escaso beso blanco,
nos perdimos,
mientras el día continuó su camino… 


GRACIELA CASARTELLI

jueves, 24 de octubre de 2013

LA CUMPARSITA por STELLA MARIS TABORO


Ella , grabada en mi alma argentina,
los ritmos queridos de la cumparsita,
exaltando el corazón de las afroditas,
entre la luz débil de los fríos faroles .

Cumparsita de ritmos ondulantes,
cómo escucharte sin dibujar en el suelo
giros de un baile sensual y arrabalero,
en historias de bandoneones resonantes.

Giros extraños de pies hechizados
desenfadados en el aire,
alcanzando el rostro del bailarín osado,
sujetando la cintura con donaire.

Sonrisas en el punto crucial de las miradas
que se amuran sigilosas junto al cuerpo.
Así naciste cumparsita,en el lejano tiempo
entre percantas y bacanas ya olvidadas.


STELLA MARIS TABORO

LLUVIA DE ROSAS por ANY CARMONA

Me asomo  al balcón y allí están:
Multitud de rosas rosadas, amarillas y liláseas,
en guirnaldas de ramilletes,
cayendo por mi ventanal abierto.
Llueven hortensias azuladas
y margaritas blancas del cielo.
Son capullos de primavera
que les dan calma a mis sueños,
mientras su aroma salvaje
aprisiono en esencias del huerto.
¿Dónde están las amapolas
y los lirios del lejano campo?
¿Dónde las mariposas lunares
susurrando sus aleteos?
¿Y las lavandas envueltas
en rocíos de azahares añejos?
Todas vinieron a mí
para llenar una cesta
que cubierta de tules y moños
encerró escondidos,
los besos.
Secretos de amor futuro,
regalos de cosechas plenas,
perfumes de íntimos deseos.
Me asomo al balcón y allí están:
¡Las flores del Universo!

ANY CARMONA

SOBRE MI TRISTEZA por JORGE CONCHA LOZANO


Sobre mi tristeza cayó
la sábana del amanecer.
Me encintó el cuello,
y el de mi compañera después.

Morí de nuevo ese amanecer.
Otra vez desaparecimos
enfundados por el cielo.

El rocío sudaba sobre nosotros.
Era como si los pájaros
con su ruido nos ataran las manos.
Como si hubieran querido
una fisura en el corazón.

Morí otra vez ese amanecer.
Sabía que no te volvería a ver.

JORGE CONCHA LOZANO

MELANCOLÍA por TERESA DRUBE LAUMANN


¡Ay, amor, qué difícil es dormir
en esta soledad
de este cuarto
que nació para dos!

¡Ay, amor, la estación del amor se derrumbó
y entre sus escombros
rebusco hoy!

Tanto dolor que en mí dejaron
las pasadas horas de increíble felicidad
hoy sólo es una fría puñalada
instalada en el medio de mi corazón
en el centro del vivir
en el centro del morir
si no vuelvo a sentir tu calor
apremiando mis días
como una copa de licor.

¡Ay, amor!
Amor amor…
¿Cómo puedo seguir
cómo puedo hacerlo
si en mi ser sólo hay frío,
sólo hay dolor?

Dime, amor:
¿Cómo puedo seguir
sin tu calor?



TERESA DRUBE LAUMANN

viernes, 18 de octubre de 2013

EL SECUESTRO por MANUEL CUBERO


Léela y coméntala en NARRATIVA CON MYRIAM

DETRÁS DE LA PUERTA por FERNANDO TORRES VICO



Detrás de la puerta sin marco,
se desperezan los versos,
poemas violetas, donde tranquilos,
duermen tus besos.
Cada palabra, perenne, sólida,
viene con una caricia tuya.
A solas bailan la enigmática
balada del amor.
Comparto su dolor de melancolía,
en la vetusta noche del recuerdo.


FERNANDO TORRES VICO

miércoles, 16 de octubre de 2013

A MARINA por DEB STOFEN














se de tu inquietud
tus deseos de volar
tu prisa por ser
se de tu caricia hacia los otros
más pequeños o indefensos
tengo el color exacto
no de tus ojos
pero sí de toda vos
al agitar el aire que te rodea.

Marina   tu color es distinto
ni el azul profundo del mar en el ocaso
ni el celeste muy celeste de un cielo
tu color es mezcla de
verde agua límpido y transparente
como el lecho de un río del sur
y el turquesa de esa piedra
que hace muchos años
se entregaba a las niñas
para sus quince.

Tu color es único.
Ilumina su cara al decir tu nombre
como si te incrustaras adentro del pecho
para hacerle cosquilas en el alma.

DEB STOFEN
                                                            

domingo, 13 de octubre de 2013

AUSENCIA por GRACIELA CASARTELLI















Un instante mi alma se inmoviliza.
Es el instante que siento nostalgia por ti.
Es mi andar camino de cuestas y túneles,
circundado de bosques invernales.
Y tú, un pozo pequeño,
donde solía doblar los tobillos,
desde los años de mi infancia.
Mi aturdimiento, mis desvelos,
se apoderaron del semblante transido.
Y a veces, tú te asomas, para que mi mirada vacía,
se pierda…
Sueño que me perteneciste,
como si un día en el frente,
habilitara para la batalla.
Como si un brote efímero,
brindara la cosecha.
¿Acaso te tuve como para sentir
la oquedad de tu silencio?
¿Acaso en verdad dulcificaste mis horas,
en algo trascendente;
algo elevado a Dios, algo sagrado?…
¡Qué he poseído, sino tu ausencia!
Atisbaba tus contornos,

cuando te perdías en el horizonte.
Percibí tu sabor, antes que convirtieras
tu vino en agua;
truncando el milagro.
Me quedé sola de ti, sin conocer
lo que significaba tu compañía.
Quisiera navegar por tu estela luminosa,
hacia la faz blanca y roja
de tu cuerpo ígneo.
Hubiera deseado tenerte,
aunque sólo fueras una estatua,
durmiendo en mis jardines;
contemplando este asiento,
donde él y yo nos acurrucamos siempre.
Sin embargo, tu nostalgia es mi esperanza.
De saber que estás ausente,
siento que pude tenerte.
Sé que existes.
No participo de los manjares de tu cena;
pero en otro cuarto, oigo los músicos
de tu fiesta permanente.
Tu armonía me deleita;
conozco tu pentagrama y tu lira.
Busqué penetrar en tu sala
y sentarme a tu mesa.
Otras copas bebieron mis labios,
pero no hallé la tuya.
Prefiero oír tu melodía,

melancólica y lejana…


GRACIELA CASARTELLI 
*Foto: obra de arte de Graciela Casartelli

sábado, 12 de octubre de 2013

CUANDO ME ABRAZAS por CATALINA ZENTNER















Cuando me abrazas
                                         el mundo se reduce a un meridiano
donde el delirio es liviandad del aire
                                          gotas de claridad fuente y responso
un arco iris solamente mío
                                            aletear de azules mariposas
vendaval de espumas agoreras.

Si me falta tu abrazo.
                                            no distingo fatal empuñadura
una daga se clava en la costera
                                          de mi río sediento de tu nombre
y quedo suspendida entre peñascos
                                          guardándome la sed hasta que vuelvas.


CATALINA ZENTNER


viernes, 11 de octubre de 2013

UN LOBO DE LA TRISTEZA por JORGE CONCHA LOZANO


Un lobo de la tristeza
me emboscará,
lo sé.
Una mancha vacía
sobre el alma,
la voz detenida
de un amor.

Yo nací
para nadie.
Nadie camina
el mundo
hacia mí:

el amor
es un vagabundo
del sueño.
Ya no hay padre,
ya no hay madre:

a la deriva ruteo
las pistas de la soledad.

Amo el mundo
y un viento
me patea el culo.

Y porque
amo el mundo
abandono
toda espera.

JORGE CONCHA LOZANO

MADRE por TERESA DRUBE LAUMANN

Desde el azul del cielo
de tus ojos claros
que tantas brumas han reflejado
ábreme el portón, madre
¿no ves que mi infancia
al mirarte
me viene a buscar?

Ábreme el portón, madre,
que quiero correr tomada de tu mano
a buscar a la niña
que dejé abandonada
que jugar quiero con ella a las escondidas.

¿Dónde estará?
Llámala, madre,
llámala con voz de enojo por tantas travesuras
a ver si es que viene a comer
lo que cocinaste hoy
sin un sólo peso para cocinar.

Ábreme el portón, madre,
ábreme el portón
que quiero jugar en el patio amplio
de tu cansado corazón
y bailar hasta hacerte reír
y hablarte sin parar
contarte tantas cosas que pasaron desde que no estás.

Ábreme el portón, madre mía,
olvidemos las cosas de la vida
y ven conmigo a jugar



TERESA DRUBE LAUMANN

VOLVER A VERNOS por ANY CARMONA

Nombrarte fue dejar que mis ojos
fueran encontrados.
Abandonar ese sitial de islas flotantes
donde navegaba, ingrávida,
próxima a tus fronteras.
Abrirme como una rosa húmeda
hecha palabra,
en tu perfil de caballero andante
que buscaba mi secreto.
(Tímido y cercano a mis orillas)


Nombrarte es conectarnos todo un día
en el umbrío añil de las redes,
para volver a vernos
en la alegría de cada giro en vuelo.
Con filigranas de espuma
bordando de blanco,
los ribetes de nuestras alas.


ANY CARMONA

miércoles, 9 de octubre de 2013

LA ROSA IMPOSIBLE por VALENTÍN ROMANO



Yo perseguí la rosa inaccesible,
no la roja ni rosa ni amarilla,
la rosazul y blanca, la que humilla
a cualquier rosa, la rosa imposible.

Visión onírica y esplendorosa
yo así la vi en mis sueños de poeta,
más allá de mi tierra y del planeta,
inaccesible flor, radiante rosa.

Me sentí por su perfume inspirado,
la hallé desnuda como la utopía,
viví el milagro: amar y ser amado

y ahora sé que esa rosa es la Poesía.
La descubrí encarnada en lo deseado:
mi mujer, la imposible rosa mía.

Valentín Romano


Este soneto figura en “25 ACORDES Y UNA CUERDA AL AIRE” que publiqué y presenté en diciembre del año pasado, 2012, en la Casa de la Poesía Viva, editado por “Botella al Mar”. Libro ilustrado con dibujos de mi hermano Juan Romano y que lleva en su tapa una pintura que estará expuesta con otros tantos cuadros en la muestra individual a la que fue invitado para marzo 2014 en una gran sala del Centro Cultural Borges, donde también lo acompañarán ejemplares del libro mencionado.

domingo, 6 de octubre de 2013

LA LUNA ANTE TUS PIES por MANUEL PÉREZ FITO

















Y la Luna ante tus pies se postro

Y viendo que el Sol marcho a descansar

Allá en el Cielo tu sombra proyecto

Miles de estrellas volvieron a brillar

Y cuando la Luna en ellas te dejo

Fue solo mi amor quien te hizo bajar

Y con ese amor fiero y consentido

Los dos hicimos un hermoso nido


P/D

Hay amor…

Que dulce sensación

El poderte amar.



MANUEL PÉREZ FITO

miércoles, 2 de octubre de 2013

POEMAS DE NICANOR PARRA

Coplas del Vino


Nervioso, pero sin duelo
a toda la concurrencia
por la mala voz suplico
perdón y condescendencia.

Con mi cara de ataúd
y mis mariposas viejas
yo también me hago presente
en esta solemne fiesta.

¿Hay algo, pregunto yo
más noble que una botella
de vino bien conversado
entre dos almas gemelas?

El vino tiene un poder
que admira y que desconcierta
transmuta la nieve en fuego
y al fuego lo vuelve piedra.

El vino es todo, es el mar
las botas de veinte leguas
la alfombra mágica, el sol
el loro de siete lenguas.

Algunos toman por sed
otros por olvidar deudas
y yo por ver lagartijas
y sapos en las estrellas.

El hombre que no se bebe
su copa sanguinolenta
no puede ser, creo yo
cristiano de buena cepa.

El vino puede tomarse
en lata, cristal o greda
pero es mejor en copihue
en fucsia o en azucena.

El pobre toma su trago
para compensar las deudas
que no se pueden pagar
con lágrimas ni con huelgas.

Si me dieran a elegir
entre diamantes y perlas
yo elegiría un racimo
de uvas blancas y negras.

El ciego con una copa
ve chispas y ve centellas
y el cojo de nacimiento
se pone a bailar la cueca.

El vino cuando se bebe
con inspiración sincera
sólo puede compararse
al beso de una doncella.

Por todo lo cual levanto
mi copa al sol de la noche
y bebo el vino sagrado
que hermana los corazones.
El Hombre Imaginario


El hombre imaginario
vive en una mansión imaginaria
rodeada de árboles imaginarios
a la orilla de un río imaginario

De los muros que son imaginarios
penden antiguos cuadros imaginarios
irreparables grietas imaginarias
que representan hechos imaginarios
ocurridos en mundos imaginarios
en lugares y tiempos imaginarios

Todas las tardes imaginarias
sube las escaleras imaginarias
y se asoma al balcón imaginario
a mirar el paisaje imaginario
que consiste en un valle imaginario
circundado de cerros imaginarios

Sombras imaginarias
vienen por el camino imaginario
entonando canciones imaginarias
a la muerte del sol imaginario

Y en las noches de luna imaginaria
sueña con la mujer imaginaria
que le brindó su amor imaginario
vuelve a sentir ese mismo dolor
ese mismo placer imaginario
y vuelve a palpitar
el corazón del hombre imaginario


NICANOR  PARRA