envía tu poema, foto y breve bio a luxlua@hotmail.com y/o tu narrativa (hasta mil palabras) a este mail: reinalagarta@gmail.com FOTOS EN JPG Y ESCRITOS EN VERSIÓN WORD ¡BIENVENIDO! - Seguinos en Twitter: @blogdepoetas

POETAS INOLVIDABLES en GOOGLE

POETAS INOLVIDABLES en GOOGLE
Sumate a la comunidad haciendo click en la imagen

lunes, 29 de julio de 2013

DESTACADOS DE JUNIO ¡FELICITACIONES!!

LOS DESTACADOS DE JUNIO SON:

  • AMARILLO por STELLA MARIS TABORO
  • ALAS por ANTONIO CAMPOS
  • TRAMO IX por GRACIELA ALFONSO
  • TRASLÚCIDAS por RICARDO COPLAN
  • MOMENTOS por AZPEITIA
  • FUGITIVA por CATALINA ZENTNER

POEMAS DE FERNANDO PESSOA


Abdicación

Tómame, oh noche eterna, en tus
brazos y llámame hijo.

Yo soy un rey que
voluntariamente abandoné mi
trono de ensueños y cansancios.

Mi espada, pesada en brazos
flojos, a manos viriles
y calmas entregué;
y mi cetro y corona yo los dejé
en la antecámara, hechos pedazos.

Mi cota de malla, tan inútil,
mis espuelas, de un tintineo tan fútil,
las dejé por la fría escalinata.

Desvestí la realeza, cuerpo y alma,
y regresé a la noche antigua y serena
como el paisaje al morir el día.

Versión de F. Gutiérrez

Ah! La angustia, la abyecta rabia, la desesperación...

Ah! La angustia, la abyecta rabia, la desesperación
De no yacer en mí mismo desnudo
Con ánimo de gritar, sin que sangre el seco corazón
En un último, austero alarido!

Hablo -las palabras que digo son nada más un sonido:
Sufro -Soy yo.
Ah, extraer de la música el secreto, el tono
De su alarido!

Ah, la furia -aflicción que grita en vano
Pues los gritos se tensan
Y alcanzan el silencio traído por el aire
En la noche, nada más allí!

Enero 15 de 1920

Versión de Rafael Díaz Borbón

 Amor es lo esencial...

Amor es lo esencial.
Sexo, mero accidente.
Puede ser igual
O diferente.
El hombre no es un animal:
Es carne inteligente,
Aunque algunas veces enferma.

(5.4.35)
Versión de Rafael Díaz Borbón

Autopsicografía

El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
Que hasta finge que es dolor
El dolor que de veras siente.

Y quienes leen lo que escribe,
Sienten, en el dolor leído,
No los dos que el poeta vive
Sino aquél que no han tenido.

Y así va por su camino,
Distrayendo a la razón,
Ese tren sin real destino
Que se llama corazón.

Versión de Santiago Kovadloff

 Como si cada beso...

Como si cada beso
Fuera de despedida,
Cloé mía, besémonos, amando.
Tal vez ya nos toque
En el hombro la mano que llama
A la barca que no viene sino vacía;
Y que en el mismo haz
Ata lo que fuimos mutuamente
Y la ajena suma universal de la vida.


Versión de F. Gutiérrez

martes, 23 de julio de 2013

LAS PARTES QUE DEJÉ por GRACIELA CASARTELLI














Diseminé partes de mí… ¡Cuántas!
¿En cuál estuve?
 ¿Quedó alguna de ellas conmigo? 
Las partes que dejé en espacios vacíos,
de almas solitarias.
 ¿Por qué esos huecos? ¿Por qué esas grietas para mí?
 Diseminé preguntas… ¿Hubo respuestas?
 Quien me respondió:
 ¿Se contestó a sí mismo, al mundo, o a mí…?
 ¿Fue mi corazón importante en algún alma?
 Si el alma en sí misma, buscaba su goce…
 En definitiva,
 ¿No busqué yo también el que me correspondía?

Qué encontré…
 Qué encontraste, en todos los gestos, sonrisas,
 escaparates y rincones llenos.
 Qué encontraste en los prolijos peinados,
o en bellos ojos, con su aureola azul de maquillaje…
El equilibrio de tus hijos, una casa limpia.
¿Dieron respuesta a tus interrogantes?
O el sórdido mundano rumor, de la noche encendida.
El alcohol y la bruma…
Acaso, en la fría tarde de los muertos,
te dieron ellos una guía, un porqué…
No ha quedado “no”, ni “sí”, que no olfateara.
Por intuición algunos, lógica, inmadurez, o no sé qué…
Cada título nuevo pude rotular con otro ya antiguo;
pero mis ansias nunca fueron satisfechas.
 ¿Quién comprendió en su extensa sombra, mi  propia sombra?
 ¿Quién advirtió la profundidad de mi gris?...

Diseminé partes de mí… ¡Cuántas!
¿En cuál estuve?
¿Quedó alguna de ellas conmigo?
Las partes que dejé en espacios vacíos,
de almas solitarias… 
¿Por qué esos huecos? ¿Por qué esas grietas para mí?

Allí quedaron mis lágrimas y mis sonrisas.

¿Quién comprendió en su extensa sombra,
mi propia sombra?

¿Quién advirtió la profundidad de mi gris?...


GRACIELA CASARTELLI

lunes, 22 de julio de 2013

DESDE EL CREPÚSCULO HASTA EL AMANECER por ANA LUISA ARELLANO



La hoguera de este amor se va desbordando
en infinitas llamas, que se consumen de a poco,
furtivas y lentas como si  fueran serpientes de lava
y nos van erizando y quemando la piel ...

De costa a costa, de norte a sur
por montes, por valles y mares
sin fronteras desde el principio hasta el fin...
Desde el crepúsculo hasta el amanecer.

En que escribimos nuestra historia
con música, con caricias y con versos
al amor de nuestros besos más traviesos
haciendo de nuestra pasión un fantástico derroche.

Y cuando tú te has ido, casi te adivino en la distancia
con tu encanto indefinible, casi incierto, casi abstracto
mientras te siento junto a mi,  más intimo y mas exacto
que la tibia sombra de tu ardiente sombra.

El tiempo se desliza lentamente cuando me haces sentir
que toco el cielo entre tus brazos,
vestida de ilusiones y desnuda de inhibiciones,

realizando, aquí y ahora, mis más candentes quimeras.


ANA LUISA ARELLANO

NOCTURNO Y VIGILIA por ERNESTO DEL VALLE

 
Te siento orinar en la noche.
 Voy adivinando
 cómo claudicas
 y te rindes
 porque las sombras
 te podrán defender de celadas
 y trampas confesables,
 pero no ocultar
 el ruido suave
 de ese líquido ámbar
 que tu cuerpo expulsa
 y queda clavado
 en la opacidad de la habitación.
 Se mantiene allí
 tranquilo,
 breve,
 listo para asaltar
 el pobre bastión de mi sueño
 cuando ya has terminado el rito
 y vuelves a la cama
 como una luciérnaga
 deseosa
 e insaciable…


ERNESTO DEL VALLE

NOTAS PARA EL AMOR QUE EMIGRA por MARISA ARAGÓN WILLNER


















II
Yo fui a buscarte
Yo fui a cantarte amor con la boca bañada en vino
Fui ebria de incertidumbre al pie de los faros
A mar abierto
Yo fui a buscarte en el vaivén de todas las olas
Busqué tu nombre en los barcos de popa a proa
Me aferré a tus tormentas
Como mendiga tomé de la intemperie
Tu mejor nota
Yo fui a buscarte
Porque valiente mi corazón se reinventaba en cada historia
Y podías perturbarme de tus desiertos
O regalarme tu más florida nota.
El colmenar de mis mieles es dulzura que no se agota
Porque abrigada al amor nunca conoceré derrota.
Cuando te tiendas de espaldas
Escucharás mi bandera de ecos que te nombra
Puedes marchar y aún volar tan lejos
Adonde nada quede, a los vacíos y aún estarán para ti mis manos 
La fervorosa caricia dando calor a tu elegido destierro.

MARISA ARAGÓN WILLNER

VESTIGIOS DE ANTAÑO por NINFA DUARTE



Llegan  noches  taciturnas
en que se arrullan las olas,
en  lo oscuro,
una melodía de estrellas fugaces
se hamaca en sus aguas.

Aparecen los pensamientos velados
como espejismo de ansiedades,
Sibila en calma,
letargo del alma,
suenan a plañidos lejanos,
y mis lágrimas de espina
se encierran, se encogen…
gris ostracismo
vestigios de antaño…

La sabia de mis versos
son como delgadas huellas latentes,
trechos de fantasía donde
se anida tu nombre
a pesar del tiempo.

Noche taciturna y callada
no muestra su rostro de dolor
y el “te quiero” abandonado
busca escapar de su cárcel
búcaro vacío
donde  vivió su letargo.

Suena en mi pecho  punzante
el filo de ese “te quiero”
que vuelve lamento

cada verso mío…

NINFA DUARTE

SOY COMO UN ELECTRÓN por VALENTÍN ROMANO


A mi mujer, a casi 37 años de pareja

Yo soy como el pobre electrón
con su carga negativa
que gira y gira en su órbita
alrededor de vos (¡amor!)
mi núcleo atómico
formado por protones
de carga positiva
que se conectan conmigo
y de neutrones
cuando me sos indiferente.
Pero la sustancia de la que estás hecha
no es de quarks ni mesones ni piones
ni nada de esos
sino la bendita partícula divina
que nunca descubrirá la máquina de Dios
por la sencilla razón
que cuando el Creador te hizo
¡palabra de poeta!
rompió el molde.



VALENTÍN ROMANO

TUS PINCELES por DEB STOFEN


















Acuarelas

Paladean mi cintura
tu marea
controla el universo

no querer entregar aún rendido
tu frescura.

¡ay de mí!
cuando añoro tus pinceles

¡ay de mí!
cuando añoro esa locura.


DEB STOFEN

domingo, 21 de julio de 2013

EL DUEÑO DE MIS LÁGRIMAS por MYRIAM JARA


Léela  y coméntala en NARRATIVA CON SUSANA

SOCAVÓN por RICARDO COPLAN














Qué buscas minero
¡golpéa que golpéa
¡escarba que escarba¡
en la roca dura como tu piel
antigua y morena
como América.

Si el Tío del socavón,
está en tus entrañas
en tu casa
en tu ración 
de arroz oscuro y pequeño
misérrimo para tu hambre
para tu sed amazónica.

Si el Tío
salió de su antro
y regó de sangre
tu suelo quebrantado.
¡No golpees más!
¡No escarbes más¡
Que el oro y la plata
están en tus dientes apretados
en tu puños
y en tus ojos de piedra.

RICARDO COPLAN

TUYA por ANY CARMONA


Léela y coméntala en POESÍA Y PROSA ERÓTICA

POEMAS DE RAFAEL OBLIGADO


PENSAMIENTO

A bañarse en la gota de rocío
Que halló en las flores vacilante cuna,
En las noches de estío
Desciende el rayo de la blanca luna.

Así, en las horas de celeste calma
Y dulce desvarío,
Hay en mi alma una gota de tu alma

Donde se baña el pensamiento mío.

BASTA Y SOBRA

¿Tú piensas que te quiero por hermosa,
Por tu dulce mirar,
Por tus mejillas de color de rosa?
Sí, por eso y por buena, nada más.

¿Que entregada a la música y las flores,
No aprendes a danzar?
Pues me alegra, me alegra que lo ignores;
Yo te quiero por buena, nada más.

¿Que tu ignorancia raya en lo sublime,
De Atila y Gengis-Khan?
¡Qué muchacha tan ciega!... Pero, dime:
Si lo supieras, ¿te querría más?

OFRENDA

¡Ah! yo que en torno de tu sien he visto
Perennemente suspendida el alba,
Y encenderse en el cielo de tus ojos
Como una estrella el esplendor de tu alma,
Ha querido mi ofrenda de poeta
Consagrar a tu imagen solitaria,
Azucena de luz, donde mi espíritu
Posó un instante las ligeras alas.


RAFAEL OBLIGADO

ESTACIONES por ANTONIO CAMPOS


no se con cuántas risas se haga una primavera
o si el verde sea la combinación del azul con
los aromas de la lluvia
no se cuántas veces tomé el termómetro
para saber si el verano empataba
con mis ansias de amar
o con la euforia de la medianoche
no adivino si el otoño es el fin
de una sonrisa o el principio de la tristeza
tal vez sólo sea el tercero de cuatro hermanos
paridos por el sol y olvidado de las estrellas
nunca entendí por qué el frío es blanco
y el invierno lejanía que reparte recuerdos
en espinas de tiempo y en juegos de identidad
no se si haya otra estación en vía
tratando de acortar distancias
y de alargar la esperanza
no deseo conocer más puertos
prefiero quedarme en la estación de la vida.

ANTONIO CAMPOS

SIN NOMBRE por ANDRÉS GRENOUILLE


Heme aquí, solitario en tu absoluta compañía.
Tan doliente en  nuestra diáfana embriaguez,
Tan distante entre mis propios brazos,
Vagando sin cura alguna a lo ancho de tus magnos labios.
Heme aquí siendo tu triste, tu malo.

Te ruego que no niegues mi amor desde mis quejas.
Nací así, enfermo, y mi mano no mide el dolor
Pues yo soy dolor, me hice en él.
Mas no hay dios capaz de evitar que sea uno en tu complejidad.

Ni fuerza alguna que pueda corromper mi perfección en tu reflejo.

ANDRÉS GRENOUILLE

RETRATO DEL PASEANTE por CATALINA ZENTNER


Va desde una esquina a otra
silba la melodía de los escarabajos
suma pájaros
desmenuza una rama
bebe el aire
dobla enfáticamente cada pétalo
prende con alfileres soles en los tejados
domestica cigüeñas
se prepara un almuerzo de semillas
arrulla cigarrillos con canto de arrabal
almacena colmenas
coloca estampillas al cáliz del jazmín
un león hervíboro en medio de su pecho
el humo de una rosa en la solapa.

En la calle desierta de relojes

él va de norte a sur por el asfalto.

CATALINA ZENTNER

EL METAL SE CONDUELE por MARIEL MONENTE


El metal se conduele
                                                Una niña luna
y una constelación bizarra de luz de mercurio,
De autopista

Niña,                          se agita la caña y tambalea

El metal discierne
gira la moneda
                           finge ser plata el estaño

y la niña clavando la plana lasitud de su espalda
alfileres, agujas de acero en un vientre, más allá
su corazón de arcilla en la jaula
pendiendo en el rellano las agujas.

Gozne
falleba                        chirrido
Pendiendo en el rellano
una constelación de mercurio
una niña luna.

MARIEL MONENTE

sábado, 20 de julio de 2013

RÉQUIEM DE UN LOCO por SEROMA
















Este ciego animal que es la ciudad,
No es más que previo entorno muerto,
la fractura de un oculto sentimiento
abortando órdenes en la noche futura.
No me sueltes con mucho respeto,
que invado el camino de tu boca
con desertoras baladas de otoño,
ganándonos un lugar en el averno.
El lomo de un adiós, invita a la fuga,
guareciendo en la sombra de una flor
el círculo perfecto de pasión vulgar.
En tanto,  tirando piedras a la luna,
se distrae, en el réquiem de un loco,
el solitario habitante del infinito distinto.

SEROMA

LA CODICIA por AZPEITIA


Sobre la oscura mesa,
las manos codiciosas
aprietan el vacío.
Son treinta las monedas,
que esperan su destino.
Un montón de amarillas,
silenciosas,
son el precio de una vida
que se escapa, 
sin preguntas… con violencia.
Es duelo de un acuerdo inacabado,
la venta de algo inerte…
vil materia.

Fundidas por un César victorioso,
sus caras ya no brillan como antaño.
Son oro maleable, deseado.
Relieves desgastados de mil manos,
se dejan masticar por los expertos.
La prueba es necesaria al cerrar tratos, 
antigua tradición de mercaderes.

Historias muy distintas las separan.
provienen de países muy lejanos.
Si hablaran, son capítulos tremendos,
un libro de aventuras del pasado.

Los hombres las condenan sin sentencia,
a ocultas, enterradas, escondidas,
viviendo en los lugares más extraños…
El pecho de una dama distinguida,
la bolsa genital de un viejo turco,
sentina de una Nao de Fenicios,
el huerto de un Procónsul de la Galia...

La mesa es la frontera entre dos sombras,
que se hablan sin mirarse, vehementes.
Negocian en voz baja.
No se sabe…
que extrañas ambiciones les corroen.
Sus ojos tan abiertos los delatan.
El rayo de un cuchillo corta el aire…
El muerto no dirá lo que ha perdido...

AZPEITIA

BURRITOS DE SUELO ÍNTIMO por JULIA DEL PRADO


Léela y coméntala en POESIA INFANTO-JUVENIL

LA LUNA por MARTA PIMENTEL


Se parece a la ausente
tiene suspiros
de colibrí danzando
en una noche plena,
oscura luz de libertad.
Tan oscura y tan azul
que resplandecen
las criaturas en su manto.


MARTA PIMENTEL

POESÍAS DE AMADO NERVO


¡ESTÁ BIEN!

Porque contemplo aún albas radiosas
y hay rosas, muchas rosas, muchas rosas
en que tiembla el lucero de Belén,
y hay rosas, muchas rosas, muchas rosas
gracias, ¡está bien!

Porque en las tardes, con sutil desmayo,
piadosamente besa el sol mi sien,
y aun la transfigura con su rayo:
gracias, ¡está bien!

Porque en las noches una voz me nombra
(¡voz de quien yo me sél), y hay un edén
escondido en los pliegues de mi sombra:
gracias, ¡está bien!

Porque hasta el mal en mí don es del cielo,
pues que, al minarme va, con rudo celo,
desmoronando mi prisión también;
porque se acerca ya mi primer vuelo:
gracias, ¡está bien!


AMIGA MI LARARIO ESTÁ VACÍO

Amiga, mi larario está vacío:
desde que el fuego del hogar no arde,
 nuestros dioses huyeron ante el frío;
hoy preside en sus tronos el hastío
las nupcias del silencio y de la tarde.

 El tiempo destructor no en vano pasa;
los aleros del patio están en ruinas;
ya no forman allí su leve casa,
con paredes convexas de argamasa
y tapiz del plumón, las golondrinas.

¡Qué silencio el del piano! Su gemido
ya no vibra en los ámbitos desiertos;
los nocturnos y scherzos han huido...
¡Pobre jaula sin aves! ¡Pobre nido!
¡Misterioso ataúd de trinos muertos!

 ¡Ah, si vieras tu huerto! Ya no hay rosas,
ni lirios, ni libélulas de seda,
ni cocuyos de luz, ni mariposas...
Tiemblan las ramas del rosal, medrosas;
el viento sopla, la hojarasca rueda.

Amiga, tu mansión está desierta;
el musgo verdinegro que decora
los dinteles ruinosos de la puerta,
parece una inscripción que dice: ¡Muerta!
El cierzo pasa, y suspirando: ¡Llora!



AMADO NERVO

viernes, 19 de julio de 2013

ME VOY P'AL EDÉN

Señores del Olimpo,
Esta sumisa mortal
Os viene a implorar
Que le prestéis atención.

Provengo de un universo
¡Ay, que larga la travesía!
Acullá de vuestro Edén,
Planeta donde impera el caos.

Si vosotros podéis
Prescindir hoy, de él,
Entregaos a vuestro dios
¡Alguno debéis tener!

El planeta perece,
La congoja nos anega,
Requerimos algún Dios
Y si es guapo, tanto mejor.

Cualquiera nos viene bien
Dada la penosa situación,
No vamos a ponernos exigentes,
Si pueden ser dos, mucho mejor.

Bajadlos de la peana
Allí donde los guardáis,
Permitidles  la caída,
Ya lo hicisteis con Luzbel.

Que expandan  las alas,
Que planeen  sobre  esta caterva
De millones de vagonetas
Y les den un buen sacudón.

Debemos recuperar la risa,
Ese júbilo pestilencial,
El humor descabezado

Porque acá, todo anda muy mal.

MYRIAM JARA

sábado, 13 de julio de 2013

TRAMO XXVI por GRACIELA ALFONSO




Amanecida de pasiones
y en extramuros,
contemplo el vaivén del mundo.

Cuánta soledad guardaré
para mi roja soledad.

Voy en un vuelo informe,
sin cielos, ni vientos,
a reír la muerte infame
del hombre inanimado.

Cuánta soledad guardaré
para mi roja soledad.

Me destrozo salvajemente
en la tristeza que asedia,
la infelicidad de los locos
que hoy se creen tan cuerdos.

Cuánta soledad guardaré

para mi roja soledad.

GRACIELA ALFONSO

viernes, 12 de julio de 2013

SOBRE MI LECHO por TERESA DEL VALLE LAUMANN


 Sobre mi lecho se desnudan las sombras
del recuerdo
y el negro badajo de mis días está tocando a muerto.

Sobre mi lecho la soledad y el frío
se han quedado dormidos
ocupando
el espacio vacío
que el vacío que dejaste
llenaba.

Sobre mi lecho las sábanas no huelen a nada
el silencio tiene la palabra
y es la eterna permanencia del ayer
lo único que queda.
Resta de nada.

Sobre mi lecho se burlan, rebotando
contra el mudo albor de los muros
los ecos que repiten con un cantar siniestro:
siempre, siempre, nunca, nunca…
sobre mi lecho
duerme la soledad
me mata su frío

me destruye su silencio.

TERESA DEL VALLE LAUMANN

VERSO ANTIDEPRESIVO por JORGE CONCHA LOZANO

A veces hasta me duele
el dolor de mi dolor.
Su sufrimiento,
su abandono
de pan viejo.

Ya nadie quiere
una gimnasia de llanto
en honor a mi dolor.

Ni un ejercicio
de risa o burla
como homenaje.
Dolor mío,

mi dolorcito,
mi compañero:
me despierto,
desayuno,
tomo el ómnibus,
estudio, trabajo,
y vos a mi lado.

Qué importa,
dolor,
si los demás

no te apuntan
con los ojos.
No te descargan
el corazón.

Yo aprendí
a decirte.
De vos vivo.

Es suficiente.

JORGE CONCHA LOZANO

Y ENTRE TUS VERSOS por FERNANDO TORRES VICO



Y entre sus versos,
daría el poeta un gran bostezo,
repasando sus memorias.


La amante sedienta,
y en la pequeña taberna
una copa de vino.

Y pasan los años,
en el vetusto pueblo,
que la densa niebla encierra.

Inquietudes, miedos, destierros,
y alguna ínfima victoria.
Y de repente, desnudo,
en la intemperie de la melancolía.

FERNANDO TORRES VICO

jueves, 11 de julio de 2013

MUJER DE SAL por ANY CARMONA


Hay un grano de sal
en la punta de mi lengua.
Picante, saleroso,
no me deja dormir.
Entre pícaros mohines dibujados
sobre mis labios
salta sobre el mapa de mi piel.
Se convierte en idea,
se hace de pimienta
de jengibre
de lima-limón.

Una mujer hecha de sal.
De copos de fleur de sel
florecidos en la orilla del mar.
Nevando sobre cada uno
de mis sentidos.
Cayendo como sal de vida.
Elevándome a volar.
Volar, volar…
Con pie volátil y ojos de fidelidad.

Voy  sobre los límites
de mis mandatos ancestrales.
Más allá de esos despojos,
mas allá del mal.
Sobre el manto azulado
de la Tierra
Bajo la dermis de la ficción.
Contra los muros de la hipocresía
Junto a los pequeños-grandes-justos.

Soy Mujer de sal.
Volando salada y prisionera
de valores acuñados sólo para mí.
Por un dios que es musical belleza,
camino al cielo,
testigo de mi amor.
Sal que sala cada minuto del día.
Sal que cubre toda mi armonía.
Sal para no morir sin decirlo todo.
Para no irme sin dejar huella.
Una huella de sal.

ANY CARMONA